EL CAMINO DE LA ESPIRITUALIDAD

 

 

 

La espiritualidad, como yo la entiendo, habla de aquello que es más grande que nosotras mismas de aquello que nos trasciende.

Como camino que es no es diferente de otros caminos, tiene sus subidas y bajadas, sus curvas y obstáculos. 

Me encantará acompañarte con TRE a hacer esta camino más amoroso, amable y armonioso y alegre.











 

‘Sepa entonces que el cuerpo es simplemente una prenda de vestir. Vaya en busca del usuario, no del manto’ Rumi.

 

 

La espiritualidad, como yo la entiendo, habla de aquello que es más grande que nosotras mismas de aquello que nos trasciende.

 

Etimológicamente, espiritualidad es todo lo relativo a la cualidad de lo espiritual o espíritu, es una palabra que deriva del griego. Está compuesta por spiritus que significa ‘respiro’, –alis, que se refiere a ‘lo relativo a’, y el sufijo –dad, que indica cualidad.

 

Es un camino que elegimos recorrer en un momento de nuestra vida, una búsqueda que busca responder ciertas preguntas, quizás como estas: 

 

¿Cuál es el propósito y el significado de la vida? 

¿Por qué estamos aquí? 

¿En qué creo  más profundamente?

 

Como camino que es no es diferente de otros caminos, tiene sus subidas y bajadas, sus curvas y obstáculos. 

 

Así pues iniciar un camino de espiritualidad no significa encontrarnos siempre bien, siempre en paz, siempre amorosas, siempre perfectas.

 

Este camino  nos invita a cada  instante a la consciencia, de nuestro cuerpo, de nuestra mente y nuestra alma, y estar conscientes es la capacidad de estar presentes con todo sin juicio de nosotras  ni de nadie más.

 

Así pues la consciencia nos permite mirar lo que acontece en nuestra vida y darnos  cuenta que no todo el tiempo habitaremos en la calma, y esto también está bien, porque mirarnos desde la consciencia también implica poder reconocer cuando no nos encontramos en equilibrio, y sin juicio, recibir y destilar lo que ese desequilibrio quiere mostrarnos.

 

!Qué sano y qué amoroso es ver nuestros  desequilibrios  y sombras sin juicio ni culpa, simplemente poniéndolos a nuestro propio servicio, haciéndonos cargo de ellos para avanzar a nuestro propio ritmo transformándolos  en una herramienta de evolución!

 

La práctica de Terapia de Respuesta Espiritual (TRE) nos invita a esta responsabilidad y a reconocer, aceptar  y comprender que cada experiencia ha sido planificada por el alma con una finalidad elevada y ver en ella esta oportunidad de crecimiento. 

 

Con TRE podemos  reprogramar la energía discordante de nuestra vida y recuperar nuestro poder para  generar una vida basada en decisiones sabias, relaciones armoniosas, abundancia y realización personal.

 

Me encantará  poder acompañarte con  Terapia de Respuesta Espiritual en tu camino de espiritualidad y evolución para que puedas activar el proceso de vivir tu existencia desde esta perspectiva más elevada, donde la reflexión y el silencio interior sean tus compañeros de camino para que te resulte más fácil  observar dónde estás poniendo tu energía  desde un lugar neutral y amoroso que te lleve a seguir el impulso de encontrar la paz y la armonía en tu vida con compromiso, fe y entusiasmo.

 

Con amor, 

 

Juidth

 

 

 

Otros artículos que te pueden interesar:

 

PRIORIZAR EL EQUILIBRIO CUERPO, MENTE Y ESPIRITU

 

Hay una comunión fundamental entre tu cuerpo, mente y espíritu. Se trata de unos hilos invisibles que unen  estas partes de tu Ser de manera única y perfecta. 

 

Cuando estos lazos son equilibrados y nutritivos  esto se muestra como una  vida sana y plena.