BENEFICIOS DE MEDITAR EN CIRCULO

 

PRIMER ENCUENTRO DE MEDITAR EN CIRCULO ‘ON LINE’

DESPIERTA LA HECHICERA EN TI  

Miercoles  21 de septiembre

 ‘On line’ via zoom

Hora: 20’:30

Aportación amorosa 10€

 

Un encuentro en el que:

-Meditaremos en Círculo de Mujeres

-Recibiremos la medicina y bendición de la Luna hechicera para permanecer erguidas entre los mundos 

-Elevaremos nuestro Rezo para conocer lo invisible y tejer la magia creativa en el mundo

-Sintonizaremos con nuestra ‘Mujer Salvaje Hechicera’  a través de la Womb Blessing® 

Te espero  con este  primer llamado  ‘vigoroso y acústico’  ya que la voz de la Hechicera es directa, clara  y sin sutilezas. 

Si sientes como la magia  se despierta y vibra apasionada en ti leyendo estas palabras reserva tu espacio te compartiré el link de ZOOM

 

 

 

 

 

‘Cuando las mujeres se unen y se comprometen unas con otras a pertenecer a un círculo, especialmente a uno con un centro espiritual, crean un canal de transformación para ellas mismas y un vehículo para cambiar el mundo’

 

Un círculo de mujeres , es  una reunión que se realiza con la voluntad de conformar un grupo totalmente seguro y cohesionado. En el que todas las mujeres que asistimos estamos  al mismo nivel. 

 

Las actividades que  tienen lugar en esta clase de círculos giran en torno a la escucha, el apoyo y la unión entre las  mujeres que asisten. 

 

No se puede juzgar a nadie, por lo que son un espacio femenino de seguridad y confianza..

Todas las mujeres que deseen asistir son bienvenidas  a  aproximarse y participar.

En el circulo se llevan a cabo actividades de meditación, rituales, trabajos corporales, creación de altares con referencias a la feminidad sagrada y bendiciones de útero , estas actividades  hacen que el grupo  se una y se sostenga  de manera muy íntima y profunda

 

Estos círculos están abiertos, son inclusivos y buscan una unión en sororidad y respeto entre las mujeres que asistimos.

 

Cuál es la importancia de encontrarnos en círculo

 

Principalmente te permiten:

  • reconectar  y reavivar la esencia de la feminidad personal y auténtica que te habita.
  • Conectar y reconocer tu sabiduría interior.
  • Reconocerte como parte de la tierra y del cosmos, saber que no estás separada.
  •  Al frenar la actividad cotidiana y realizar actividades que se centran en la propia presencia de lo femenino suponen una conexión entre las mujeres que asisten , por muy diferentes que sean, pasas a formar parte de un grupo en el que el apoyo llega a los lugares  más íntimos.
  • Recuerdas que no estás sóla ni eres tan diferente a otras mujeres, al poderte reflejar en ellas y sentir su apoyo y mirada sin juicio. 
  • Celebrar quién eres

 

 Cuando unirte a un círculo de meditación 

 

Percibo que hay un momento en la vida de la mujer en la que todas hemos tenido la esa sensación de desconocimiento  de nosotras mismas que nos indica, que ha llegado el momento de conectar con nuestra sabiduría interna

 

Asi pues, si es asi para ti ahora, si estas deseando conectar con tu sabiduría esencial femenina  y te gustaría hacerlo en compañía de otras mujeres,  y recibir su apoyo y nutrición , me encantará acompañarte. 

 

Si sientes la llamada de la Diosa me encantará acompañarte en este camino de reconexión con tu esencia femenina. y para ello te tengo una invitación de CUATRO encuentros de meditación ‘on line’ en círculo para conectar con cada uno de los arquetipos femeninos que te habitan y que  a su vez se reflejan en los ciclos de la tierra. (otoño, invierno, primavera y verano)

Me encantará acompañarte si deseas que avancemos juntas en este camino de conexión con la feminidad sagrada.

Judith

.

 

Otros artículos que te pueden interesar:

 

 

CONECTAR CON TU ÚTERO ES CONECTAR CON TU PODER

 

¿Sabes que conectar con tu útero es conectar con tu poder?

Si te pregunto :

¿ En qué parte de tu cuerpo habitan  tus sentimientos?

seguro que rápido respondes: ‘en mi corazón’

Y si te pregunto ¿ En qué parte de tu cuerpo habitan tus pensamientos?

Me dirás casi al instante ‘en mi cabeza’

¿Y si ahora te pregunto dónde yace tu poder?

La respuesta es: está en tu útero.